Si pensabas en los otros dos estilo anteriores Directivo y Pionero como si fueran motores de coches de carreras y te sientes a gusto, es muy probable que termines de encajar en este cuadrante del lado “este” que completamos con el Liderazgo Enérgico, si por el contrario te agobia y te estresa este tipo de estilos, es muy probable que estés en el otro cuadrante, es decir, del lado “oeste” de nuestro octógono.

Bien, los líderes enérgicos ayudan a las organizaciones a enfocarse en construir un ambiente dinámico y atractivo. Su instinto es humanizar y traer conexión emocional a su trabajo. Quiere colaborar con otros, explorar ideas aventureras y más que nada, mostrar y generar entusiasmo en el entorno.

Lo mejor: líderes optimistas y ansiosos que están dispuestos a arriesgarse con ideas llamativas.

Barreras: Líderes dispersos y erráticos que ven poca necesidad de disciplina y seguimiento.

Características principales de los Líderes Enérgicos:

  • Objetivos: popularidad, aceptación social, estar entusiasmado.
  • Bajo estrés: se vuelve desorganizado, habla demasiado y se promueve a si mismo.
  • Miedos: rechazo social, no ser escuchado, no agradar.
  • Necesidad: interactuar, aceptación social.
  • Juzga a los demás: por sus habilidades sociales y por su entusiasmo.
  • Ritmo: rápido
  • Comunicación: directa, dice lo que piensa, extensa, variada, elocuente.
  • Respuesta frente a las reglas: ¿Qué reglas?!!!

Desventajas:

  • Es frecuente que pierda el foco en la prioridades acerca de los objetivos
  • Un exceso de este estilo de liderazgo puede entrar en conflicto con personas de ritmos y prioridades diferentes
  • Su efectividad como líder se puede ver mermada por no abordar temas claves que entren en conflicto con personas.
  • Su tendencia a promoverse cuando están bajo presión puede dar la sensación de egocéntricos.

Dónde además puede necesitar refuerzos:

  • Respaldar con datos las tomas de decisiones.
  • Trabajar en concretar los mensajes.
  • Organización personal y profesional.

Fortalezas:

  • Son capaces de unir a la gente en torno a objetivos grupales.
  • Tienden a ver siempre el lado bueno de las cosas.
  • Se sienten cómodos siendo el centro de atención.
  • Aceptan muy a menudo las ideas de los demás.
  • Toman su tiempo para celebrar los logros colectivos e individuales.
  • Usan el halago con facilidad.
  • Construyen relaciones profesionales sólidas.
  • Tienen un don especial para vender ideas.
  • Muestran su aprecio a las personas.

Bien, pues con estos tres perfiles completamos el cuadrante “este” de nuestro octógono donde están los perfiles de ritmos rápido y de comunicación directa, dicen lo que piensan. Además todos están orientados principalmente a las metas y objetivos pero con enfoques distintos como habrás podido apreciar en las características.

Recuerda, que el perfil conductual de una persona es la mezcla de varios factores en diferentes intensidades, normalmente tenemos una mezcla. Si bien es cierto, que en cuanto a estilos de liderazgo, solemos mostrar uno con más asiduidad. Los otros es probable que tengamos que entrenarlos más.

Si vas bien hasta aquí, espero que continúes con el reto de ver los próximos que nos faltan para que completes la idea de este maravilloso modelo.

En el siguiente capítulo:

Liderazgo afirmativo

 

0