Los líderes que usan primordialmente este estilo, tienden a mostrarse modestos, precisos, metódicos, su voz es suave, con tono monocorde y son de ritmo pausado. Su estilo metódico y consistente a menudo suele facilitar el seguimiento para los demás. Debido a que son justos y prácticos, a menudo son capaces de discernir sobre qué sistemas y estructuras pueden satisfacer las necesidades los demás.

Como quieren mantener un entorno estable, naturalmente desconfían del cambio y pueden favorecer más los procedimientos operativos estándar sobre los métodos nuevos e innovadores.

Lo mejor: modestos, justos, son líderes que proveen objetivos realizables, bien estructurados a través de procesos consistentes y probados o con pocos riesgos.

Barreras: rígidos ante el cambio, sumamente cautelosos y proclives a mantener el “status quo”.

Características principales de los Líderes Humildes:

  • Objetivos: estabilidad en el entorno, objetivos alcanzables, procesos garantizados.
  • Bajo estrés: cede con facilidad, desconectar del conflicto, inflexibilidad.
  • Miedos: cambios inesperados en el entorno.
  • Necesidad: seguridad
  • Juzga a los demás: su estándares, realistas, temperamento.
  • Ritmo: pausado.
  • Comunicación: indirecta.
  • Respuesta frente a las reglas: garante, las necesita, reacio a cambios en ellas.

Desventajas:

  • Enfoques muy tradicionales.
  • Demasiado sentido de precaución.
  • Excesiva humildad.
  • Cede ante la presión de otros.

Dónde además puede necesitar refuerzos:

  • Mostrar más sentido de urgencia.
  • Iniciar y promover cambios necesarios.
  • Comunicarse de forma más contundente.
  • Tomar la iniciativa.

Fortalezas:

  • Son capaces de evitar posibles problemas gracias a una siempre planificación cuidadosa.
  • Proveen a otros de las herramientas necesarias para hacer bien su trabajo.
  • Son capaces de crear entornos estables y seguros.
  • Mantienen la compostura en momentos de mucha tensión.
  • Están conscientes de cerrar proyectos e iniciativas.
  • Sitúan una dinámica de trabajo con ética.
  • Sitúan altas expectativas en cuanto a la calidad de los resultados esperados, para su equipo y para ellos mismos.

Este estilo como verás está en el extremo “oeste”del octógono, garantiza procesos y no pierde de vista las personas, pero puede que si el objetivo y las fechas límites, puede que reaccione a destiempo ante cambios inesperados, en su opuesto tendríamos un estilo de Liderazgo Pionero…¿Te imaginas estos dos trabajando juntos?

En el próximo post veremos:

Liderazgo Analítico

0